902 646 331 Lun-Vie 9.00-15.00h

Puertollano (Ciudad Real)

Top

Black Hat SEO vs White Hat SEO: conoce las consecuencias a largo plazo

Black Hat SEO vs White Hat SEO

Black Hat SEO vs White Hat SEO: conoce las consecuencias a largo plazo

Tú, ¿qué sombrero llevas: blanco o negro?

¿Negro?

Pues esperamos que te estés refiriendo puramente a cuestiones de estilo y de moda.

Porque si estás hablando Black Hat SEO, esa técnica “maléfica” de posicionamiento SEO que tantos empresarios y/o agentes de SEO poco escrupulosos usan para acceder al podio de Google (o de otros motores de búsqueda), nuestra respuesta es que te lo saques inmediatamente, que lo encierres en el baúl de los recuerdos, y que eches la llave al mar.

Porque el Black Hat SEO es un villano vil y despreciable que va a acabar por arruinar a tu negocio, como lo ha hecho con tantos otros.

 

¿Qué es el White Hat SEO y qué es el Black Hat SEO?

La estrategia del Black Hat SEO es sencilla.

El villano de turno te tienta a que cruces a “the dark side” (al lado oscuro) con un producto que a primera vista parece muy atractivo (como aquella resplandeciente manzana que tentó a la bella Blanca nieves en su día).

 

Darth Vader y el dark side del SEO

Darth Vader y el dark side del SEO

Tú picas porque te es imposible resistir situarte en las tres primeras posiciones de Google (en las que se fijan el 55% de los usuarios). Tienes tus dudas, porque sabes que vas a romper las reglas establecidas por los buscadores y vas a afectar negativamente en la experiencia del usuario, pero no puedes evitarlo. ¡!Esa manzana parece tan deliciosa!!

Y cuando por fin la pruebas, cuando por fin notas el gusto de la primera posición de Google en tu boca, te olvidas de cómo llegaste allí, porque el sabor del éxito es demasiado satisfactorio…

Pero un día, te despiertas, vas a comprobar tus ránkings, y tu página no aparece en Google.

Te has esfumado del universo digital. Google os ha exiliado a un agujero negro: a ti, a tu Black Hat SEO y a la bruja que te tentó.

Fin de la historia.

Pero como en toda fábula, al vil rufián le opone el héroe.
Y en la fábula del posicionamiento en Google, el bienhechor lleva un sombrero blanco con una etiquetita que dice White Hat SEO.
Este príncipe de ensueño es el personaje predilecto de Google.
El White Hat SEO hace las cosas bien hechas (o al menos como Google las dicta):

  • Escribe contenido de calidad, intentando siempre aportar conocimientos útiles al lector que le hacen regresar una y otra vez, y que consigue enlaces desde otros blogs.
  • Se esmera en escribir títulos arrebatadores con la palabrita clave de turno.
  • Se esfuerza en escribir textos que seduzcan tanto al lector como a los robots de Google, aquellos pequeños súbditos del gigante de la búsqueda que utiliza para encontrar los textos más relevantes y subirlos a las primeras posiciones.
  • Intenta escribir subtítulos y etiquetas (H2, ALT, títulos para imágenes y enlaces) con toda la buena voluntad del mundo porque sabe lo mucho que los aprecia Google,
  • Y lucha constantemente por conseguir enlazar a otros blogs de manera legal, aumentando así su audiencia y dando a conocer su amplio conocimiento sobre el tema.

Y nuestro héroe del SEO se abre camino entre toda la maleza digital, y un día, por fin, consigue ver su objetivo final. Google le espera con los brazos abiertos y le premia por su trabajo con una posición en la primera página. Se siente eufórico. Y sabe que si sigue aplicando sus estrategias de White Hat SEO, ese primer puesto será suyo dentro de muy poco.

 

Técnicas Black Hat SEO: el lado oscuro del posicionamiento en Google

Y mientras nuestro bienhechor se acerca al Olimpo de los motores de búsqueda, miles de villanos con sombreros negros siguen intentando usurparle el sitio con tácticas deshonestas y poco éticas desde el underground de la red.

Porque el Black Hat SEO no es más que corrupción y robo digital.

¿Qué tipo de tácticas utilizan?

  1. Keywords Stuffing
    Es decir, se produce un abuso excesivo de las palabras clave, rellenando todos los elementos de una página web (los titulares H1, H2, el texto de anclaje, el URL, las metatags etc.), y sobre todo el cuerpo de la página, sin ofrecer ningún tipo de valor al visitante.

Por ejemplo:
“Vendemos regalos corporativos. Nuestros regalos corporativos personalizados están hechos a mano. Si desea comprar un regalo corporativo, contacte con nuestra especialista en regalos corporativos personalizados en la dirección [email protected].”

 

Un ejemplo exagerado, evidentemente, pero te sorprendería saber la cantidad de páginas que apuestan por este tipo de texto. Evidentemente, más que atraer, están ahuyentando al cliente potencial.

 

  1. Enlaces y textos ocultos
    Afortunadamente, una estrategia que ha pasado a mejor vida, pero que se utilizó muchísimo en su día. El ruin estratega Black Hat se dedicaba a añadir muchísimo texto por el cual quería ser encontrado del mismo color que el fondo de la web, de manera que para el usuario no era visible, pero sí para los motores de búsqueda.
  2. Artículos “spineados”

En este caso, el villano se hace con una serie de herramientas que modifican automáticamente cualquier artículo publicado en la red, sustituyendo las palabras del original por diversos sinónimos. De esta manera automatizada, el Black Hat SEO genera decenas de variaciones del mismo artículo para su blog, habiendo empleado el más mínimo de los esfuerzos.
¿El resultado?
Artículos que suelen ser incomprensibles y casi ofensivos.

  1. Cloacking

Aquí, el muy taimado Black Hat SEO escribe dos versiones del artículo, y dirige al usuario a la página que no va a ser rastreada por los buscadores (una página flash, por ejemplo), y a los robots a una página optimizada para ellos. 
Pero resulta que a Google el “cloacking” no le hace ninguna gracia, y no solo penaliza este tipo de técnica sino que ofrece la posibilidad a los usuarios de denunciar cualquier web que haga uso de dichas técnicas.

  1. Page hijacking

    O “secuestro de página”.“Esto tiene mala espina”, estarás pensando. Y acertarás de pleno. Porque el secuestro de página es malévolo.Fíjate: el Page Hijacking consiste en calcar una página web existente que se posicione bien, con el fin de confundir al buscador, y hacerle creer que la copia realizada es la original y no al revés.

Es decir, que todo ese trabajo que el caballero del sombrero blanco lleva tanto tiempo haciendo para subir a la primera posición, no le sirve de nada. ¿Te imaginas la ira que te entraría?

  1. Spam de enlaces

Aquí el perverso Black Hat SEO se dedica a ubicar un montón de enlaces que apuntan a su web en contextos que no tienen nada que ver con la temática de su página web. Los enlaces se consideran relevantes si al usuario que los clica le aporta algo positivo.

  1. Contenido duplicado. En febrero de 2011, Google anunció la actualización “Panda”. Y a pesar de que el animalito escogido era encantador, los efectos de Panda fueron cataclísmicos porque el simpático oso se zampó a todos los sitios que tenían contenido duplicado de otros sitios y fuentes, como los directorios web.Y es que, además de los obvios problemas de plagio que comporta la copia de un texto digital, a Google le representa tener que detectar qué página es la original.Y eso, le fastidia mucho. Y por eso, cuando Google descubre al impostor, que lo descubre, lo envía al limbo digital.
  2. Comentarios a modo de Spam en blogs
    Muchos, para auto promocionarse, hacen comentarios sin valor en blog de otros, añadiendo un enlace a su blog. Por eso es recomendable optar por la aprobación previa de comentarios antes de ser publicarlos.

Querido empresario, el Black Hat SEO no es para ti.

Por razones obvias.

El Black Hat SEO no tiene en cuenta para nada al usuario.

Y tú sabes perfectamente, que al usuario hay que mimarlo y nutrirlo con contenido de calidad, informativo, y que le aporte un valor añadido.

Al usuario hay que ofrecerle una experiencia positiva, que le haga regresar, que le haga compartir, y que le haga comprar cuando esté listo para hacerlo.

Y para eso, hay que conocerlo, estudiarlo, entenderlo, y empatizar con él o ella, algo por lo que el Black Hat SEO se preocupa lo más mínimo.

Y sí, puede que llegues a la cima en tiempo récord de la mano de ese jinete con sombrero negro.

Pero tu caída al abismo digital va a ser igual de precipitada, eso está garantizado.

Y contigo, desaparece tu reputación, tus clientes, y tu negocio.

 

Las políticas de Google respecto al Black Hat SEO

A muchos les cuesta creerlo.

Dicen que las políticas de Google se han mistificado y que la mano de Google no es tan dura.

Pero se equivocan.

Si Google te caza poniendo en práctica cualquiera de las técnicas de Black Hat SEO, te va a penalizar.

Ya puedes ser pequeño, mediano o una de las agencias de viaje más grandes del planeta, como Expedia.

El efecto que la penalización de Google tuvo para Expedia fue demoledor.

Tanto, que sus acciones de bolsa llegaron a bajar un 10% tan solo conocerse la noticia, porcentaje que cobra significancia si se tiene en cuenta que el valor de esas acciones rondaba en los 9.000 millones dólares.

Su visibilidad en los resultados de búsqueda de Google también descendió un 25% en los últimos días del año pasado, algo que, sin duda, también afecta a sus ventas.

Y todo porque lo cazaron infraganti participando en esquemas de enlaces pagados.

¿Le mereció la pena?

Desde luego que no.

Porque además su reputación se vio gravemente afectada.

Como lo sería la tuya, si te sucediese lo mismo.

Tu página sería degradada, y tus rankings seriamente afectados.

Y si Google considera que tu pecado ha sido capital, podría incluso eliminarte de los resultados búsqueda (o echarte por un agujero negro, como te comentábamos al principio), haciéndote desvanecer del universo digital por completo.

¿Te imaginas las repercusiones para tu empresa?

Más vale que quede ahí: en mera imaginación.

Porque si no, podría sucederte lo siguiente:

 

Google me ha penalizado, ¿qué hago?

Te levantas una buena mañana, y como cada día vas direct@ a ver las estadísticas de tu página. Siempre tienes ese remordimiento de conciencia porque sabes que aplicar el Black Hat te va a acabar pasando factura, pero nunca te imaginas que ese día va a ser el fatídico.

Pero lo es.

Las estadísticas no mienten. La sección tráfico orgánico ha decaído drásticamente. El corazón te empieza a latir rápidamente. Te sube la tensión. Intentas comprobar que no se trate de un error, pero al buscar tus palabras clave en Google, tú no apareces por ninguna parte.

Horror.

Google te ha penalizado.

(En algunos casos, lo confirmará la notificación que recibirás de Google Todopoderoso directamente).

 

Penalización de Google a un pobre Stormtrooper

Penalización de Google a un pobre Stormtrooper

¿Qué haces?

Empiezas por tragarte tu orgullo.

A Google, evidentemente, tu solicitud no le sorprende en absoluto porque te tiene controlado, pero aun y así, quiere que confieses los pecados que has cometido, y que pidas la absolución.

Y que empieces a limpiar.

Tienes que eliminar todos los “backlinks” que te han llevado a la perdición.

Dirígete a las Herramientas para Webmasters en Google y descarga todos los backlinks reconocidos por Google (Menú: Tráfico de búsqueda>Enlaces a tu página>Quién enlaza más>Más>Descarga últimos enlaces). Con esta información, puedes dirigirte a tu herramienta/agencia de SEO favorita (y de confianza) y comprender mejor lo que ha sucedido.

Una vez identificados, trata de eliminarlos.

Si sabes que has pecado de alguna otra manera, utilizando cualquiera de las técnicas Black Hat que mencionamos anteriormente, tienes que dejarte de tonterías y descartar cualquier cloacking, spamming, o mass linking, y encontrar una solución.

Y una vez encontrada, sigues con una solicitud de “reinserción” en Google, que a veces es aceptada, y a veces no.

Como Google encuentre algo que tú no has identificado, ¡zas! Vuelves a caer.

Y vas a tener que empezar con el proceso de nuevo.

Y podrías tardar hasta más de cinco meses.

Pero a estas alturas, el daño ya es irreparable. Tu negocio habrá perdido tráfico, ventas, dinero y reputación.


Grey Hat SEO: Black Hat y White Hat SEO en el mismo dominio

Entonces, ¿existe un término medio, como en la vida real? Porque las cosas nunca son ni blancas ni negras…

Pues sí, el Sombrero Gris o Grey Hat SEO. Cómo no.

En este caso, el estratega SEO tiene el deseo de ser un villano con su sombrero negro, pero no acaba de atreverse. Intenta ser agresivo pero no tiene el coraje para utilizar estrategias demasiado peligrosas. Y se limita a emplear este tipo de tácticas:

  • Sobre optimización de artículos (Keyword stuffing). Y por eso, no hace más que repetir palabras clave una y otra vez hasta que al pobre lector le salen las palabras clave por los ojos. Pero al hacerlo de forma manual, se mantiene en la línea del Grey Hat. Si incorporase alguna plataforma automática, cruzaría al lado oscuro del Black Hat.
  • Compra de enlaces. Pero intentaría adquirirlos y que se viesen de manera natural, a diferencia del villano Black Hat que suele utilizar un software automatizado para conseguirlos.

 

Las nóminas de tus empleados no pueden depender del Black Hat SEO

Muchos cuestionan el hecho de que existan un conjunto de normas en Internet que todo el mundo tenga que seguir ciegamente.

¿Por qué tenemos que obedecer a Google?, preguntan.

Y sí, estamos de acuerdo, la pregunta tiene una cierta lógica existencial, si quieres.

Pero a ti, como empresario, esa pregunta no tiene relevancia.

Porque lo que a ti te interesa es que hoy por hoy, si tú no sigues las normas impuestas por Google para obtener beneficio propio o para crear orden en el caótico universo digital, no vas a triunfar.

Eso es lo único que debe preocuparte.

Y como sabemos que te preocupa, y mucho, te recomendamos que no le hagas caso a ese pícaro demonio que te suspira desde tu hombro izquierdo: Black Hat, Black Hat…

Olvídale.

Porque las nóminas de tus empleados no pueden depender de estrategias poco éticas y que, tarde o temprano, van a acabar por hacerte desaparecer del universo digital.

Lo que necesitas es una estrategia de marketing digital limpia, ética y consistente.

Una estrategia que te sitúe como líder y que destaque tu reputación.

Necesitas crear una campaña multiplataforma de marketing de contenidos consistente, que aporte valor continuo a tu cliente.

Porque no olvides nunca que el que manda, en el fondo, es tu cliente. No Google.

Así que no dejes la nómina de tus empleados en las manos de agentes de SEO poco éticos a los que lo único que les importa es situarte en primera página en tiempo récord, cobrar y desaparecer a la que te desplomes por el precipicio de Google.

Porque desplomarte con el Black Hat SEO, vas a desplomarte, no lo dudes.

 

Bukimedia no quiere saber nada del Black Hat SEO

Porque creemos en el poder de la ética digital, y de la compensación por un trabajo bien hecho.

Porque tenemos muy claro que, si a tu cliente le ofreces una experiencia positiva, tu cliente compra, contrata, regresa y comparte. Y Google te premia por ello.

Por eso Bukimedia opta por vestirse de blanco, con sombrero y todo.

Bukimedia se sienta contigo para analizar tu web, estudiar a tus usuarios (a fondo) e intentar comprender tus objetivos.

El equipo de Bukimedia saca su botiquín SEO antes de definir la estrategia SEO adecuada para mejorar tu posicionamiento web para saber en qué punto te encuentras y hacer un diagnóstico de toda una serie de factores externos e internos que influyen en el posicionamiento de tu web.

Y a partir de ese exhaustivo análisis diseñamos toda una estrategia para mejorar el posicionamiento web SEO de tu página.

Y no te abandonamos. En absoluto.

Medimos, constantemente.

Porque para saber si una estrategia SEO está funcionando hay que estar midiendo constantemente. Para eso definimos una serie de indicadores o KPI’s que son los que nos chivan el rendimiento de tu web y la rentabilidad de la campaña SEO.

Además, te enviaremos informes periódicamente para que tú también lo veas.

No creemos en suposiciones, creemos en datos.

Y creemos en las cosas bien hechas que aportan resultados y ventas.

Por eso, si quieres ascender al podio de Google, tienes que apostar por el jinete de blanco.

Apuesta por Bukimedia.

Nos encargamos de todo, desde diseño web, ecommerce, posicionamiento SEO, publicidad Adwords, incluso de tu formación en materias de marketing online.

Si estás en el mundo de los negocios digitales a largo plazo, ponte en contacto con Bukimedia.

Y olvídate del Black Hat SEO: al final, va a ser tu perdición.

Share

Mi labor en Bukimedia consiste en hacer que las empresas le saquen la máxima rentabilidad económica a Internet. Trabajamos con pasión la analítica web, el posicionamiento web en buscadores (SEO), el marketing de contenidos, las campañas de anuncios en AdWords (SEM) y la optimización de procesos automatizables en Internet.